Sistema de antenas que utilizan agua de mar

MONTAJE DE ANTENAS
EA5HOL
POR.pdf
Documento Adobe Acrobat [794.1 KB]
Descarga
DISEÑO DE ANTENA
EA5HOL
POR1.pdf
Documento Adobe Acrobat [232.0 KB]
Descarga

Sistema de antenas que utilizan agua de mar

El uso cada vez mayor de las comunicaciones inalámbricas, requiere de un continuo aumento del número de antenas para dar soporte a las necesidades en la transmisión de datos. Tal circunstancia, provoca que en ocasiones sea imposible su instalación en diversos tipos de estructuras y plataformas por el espacio que es requerido. Por poner un ejemplo de ello, los buques del ejército habitualmente usan hasta 80 antenas diferentes para la transmisión y recepción de señales VHF (Very High Frequency), que suelen ser instaladas en unas estructuras de gran tamaño que emplean un valioso espacio de a bordo. Además, la altura de las antenas provoca que los barcos sean detectados más fácilmente por el enemigo mediante las imágenes por radar, con lo cual, desarrollar antenas más pequeñas y versátiles, puede ser fundamental a la hora de maximizar el espacio en los buques y otros tipos de plataformas.

Para solventar esta problemática, un equipo de ingenieros de SPAWAR Systems Center Pacific mediante la financiación del Departamento de Defensa, ha desarrollado una tecnología que utiliza las propiedades magnéticas de inducción de cloruro de sodio (sal), en agua de mar para crear una antena UHF/VHF/HF plenamente funcional. La tecnología pendiente de patente, se ha registrado con el nombre de “Electrolytic Fluid Antenna”. Pero mejor, veamos en acción esta auténtica antena de estilo géiser a mano del ingeniero Daniel Tam

El sistema integra poco más que un anillo electromagnético y una bomba de agua. El anillo, llamado sonda de corriente, crea un campo magnético a través del cual la bomba dispara un chorro a presión de agua de mar, utilizando la sal como ingrediente clave. Al controlar la altura y la anchura de la misma, el operador puede manipular la frecuencia con que la antena transmite y recibe. Una corriente de 24 metros de altura puede transmitir y recibir señales de 2 a 400 MHz. Además, el sistema puede cambiar a diversas frecuencias, en un rango que va desde el HF pasando por VHF y UHF.

El ejército ve en esta tecnología un gran potencial, pudiendo reemplazar las actuales distribuciones de 80 antenas en los buques a tan sólo diez de las antenas de agua de mar, capaces de funcionar en frecuencias diferentes para cubrir todo el espectro, con un probado rango de 50 kilómetros. Fuera del uso militar, pueden funcionar como antenas de emergencias compactas para embarcaciones civiles, sistemas de comunicación en las plataformas petrolíferas en alta mar, o en tierra mediante corrientes de agua salada encerradas en tubos.

TRADUCCION LITERAL A ESPAÑOL POR LOPE GALAN

SALUDOS DE EA5HOL